Conoce nuestra ciudad

San Sebastián de los Reyes es un municipio español de la Comunidad de Madrid situado a 18 kilómetros al norte de la capital española, Madrid. La superficie del municipio es de 59,26 km² y la población, según el padrón municipal de 2012, a efectos de 1 de enero de ese año, era de 81.466 habitantes. Es popularmente conocido como "Sanse". Debido a los encierros de sus fiestas, también es conocida como "La Pamplona chica",aunque este mote popular no es del agrado de los vecinos del municipio a los cuales les gusta mejor el de "Sanse la grande".

Fue fundada en 1492, tras la huida en 1488 de treinta y dos vecinos de la localidad de Alcobendas que se establecieron en cabañas alrededor de la ermita de San Sebastián, que estaba en terreno propiedad del Concejo de Madrid.4 El motivo de la huida de los mismos fue la presión a la que se veían sometidos por parte del señor feudal D. Juan Arias de Ávila.

Los Reyes Católicos, para favorecer un mayor poblamiento de los territorios de realengo, es decir, que dependían directamente de la Corona, permitieron la fundación de la nueva población junto a una ermita cercana dedicada a San Sebastián, situada dentro de los límites de la Villa de Madrid y, por tanto, bajo jurisdicción real. Así, al amparo de dicha ermita y por el apoyo directo de los Reyes de Castilla y Aragón, tomó su nombre. San Sebastián de los Reyes toma carta de identidad definitiva en el año 1492, bajo el amparo legal de los Reyes Católicos. La denominación «de los Reyes» tan sólo cambió en una ocasión por la de «San Sebastián de la Soberanía», de acuerdo con un bando de efímeros efectos, en plena revolución de 1868.

Cuando la Corte real llegó a su residencia en Medina del Campo expidieron una Real Cédula que data del 2 de mayo de 1492:

El Rey y la Reina: Concejo é Regidor é los Alguaciles é Regidores, vasallos, escuderos é infantes é homes buenos de la noble villa de Madrid.
E ya sebéis como el lugar de San Sebastián de los Reyes, tierra é jurisdicción desa villa, se puebla é agora nuevamente, y al por qué como se ve esperan que serán favorecidos é ayudados por que se pueble de más vecinos por ende. Nós os mandamos que los ayudéis é favorezcáis é mireis mucho por ellos é no consistáis ni deis lugar á que sean maltratados.
Dada en la villa de Medina á dos días del mes de mayo del año del nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo de mil é cuatrocientos é noventa y dos años.
Yo el Rey.— Yo la Reina.— Por mandado de mis señores el Rey y la Reina: Juan Zapata, Secretario.

Ya el 24 de agosto de ese año se presentó una súplica al ayuntamiento madrileño para que les señalaran los lugares donde vivir y hacer vecindad, para lo que se nombró posteriormente a los Regidores Pedro Zapata y Luis Alcalá, al Comisario Lodeño y al Alcaide de El Pardo para que indicaran los lugares donde deberían construir sus hogares. Juan Arias volvió a presentar problemas, pero Madrid acudió al Juez del Término, el Licenciado Francisco de Vargas, para que los defendiera y pudieran seguir adelante con la construcción de sus hogares. Ya que la orden real mandaba establecer el término de los nuevos vecinos, dos Regidores y el Alcalde mayor hicieron un acuerdo:

En San Sebastián de los Reyes, lugar en término y jurisdicción de la noble y leal villa de Madrid, miércoles nueve días de enero del año del nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo de 1493. Los Señores Juan de Linares, Alcalde y Justicia mayor de la dicha villa, por sus Altezas Diego de Vargas y Lorenzo Méndez, Regidores, en virtud de comisión que les fue dad por dicha villa, por ante mí el Escribano de Ayuntamiento de ella, le fue fecha para ver los términos que por los vecinos de San Sebastián de los Reyes fueron pedidos. Luego se señalaron los que debía tener el lugar, poniendo los mojones.

Todas las cesiones territoriales que se hicieron constan en archivos documentados del Ayuntamiento de Madrid. Tras las concesiones, el día 10 de enero de 1493 Pedro García Retamo y Diego Fernández de Guadalix fueron nombrados Alcaldes, mientras que Alonso de Paredes recibió el cargo de alguacil. Pedro Gómez, de Alcobendas, fue requerido como Escribano y Notario público en la nueva población y bajo pena de pérdida y privación de su oficio, además de la consiguiente multa de 10.000 maravedíes. Ese mismo día el sitio adquirió el título de municipio.

 

Un mes después, el 13 de febrero, Gonzalo Monzón y Diego de Vargas, ambos Regidores de Madrid, acompañados por el Procurador General, señalaron el lugar indicado para plantar viñas. Acudieron como testigos Alonso Pescador, Andrés Rodríguez y Alonso Pineda.

 

Ya en 1494, los nuevos vecinos se protegieron una vez más de Juan de Arias gracias a la ayuda de los monarcas, que llegó el 20 de mayo en forma de Cédula Real refrendada por el Secretario Juan de la Parra. En el escrito se instaba al Concejo, a la Justicia y a Oficiales y Regidores de Madrid, e incluso al Príncipe Don Juan, a Infantes y a Duques a que defendieran a los vecinos de San Sebastián de los Reyes y a que multaran con penas y 10.000 maravedíes a los que maltrataran y abusaran de los pobladores de la localidad. Juan de Arias, indignado ante las resoluciones reales, atacaba siempre en respuesta las posesiones y los hogares de los que habían huido de él. En enero de 1516 llegó a cometer asesinato, por lo que, tras tras una denuncia, la reina Juana I y su hijo, Carlos I publicaran el 18 de abril de ese año ordenaron que se cumpliese lo que los Reyes Católicos habían decretado en su momento. En caso de que un allegado a Juan de Arias infringiera la norma real se le impondrían penas como el destierro de la jurisdicción y una multa de 20.000 maravedíes, lo cual se informó el 24 de abril al por entonces Alcalde, Andrés Rodríguez.

 

Durante la Guerra de la Independencia Española hubo tropas francesas acantonadas en el pueblo, concretamente una compañía del 4º batallón del ejército francés, al cual los lugareños tenían que proveer de suministros —trigo, cebada, paja, vino, legumbres, aceite, carne, carbón y leña— y dejar a su servicio ochenta y una mulas y treinta y cinco pollinos, según está escrito en el Archivo Municipal en diversos documentos de finales de 1810 y principios de 1811.

 

Publicidad